El Instituto Panamericano de Derecho Procesal es una estructura Internacional, creada  con el propósito de establecer una permanente comunicación entre sus miembros, residentes en los distintos países del continente americano y de España.

Entre los objetivos del Instituto resalta el de la investigación doctrinaria y jurisprudencial pues el Instituto pretende alcanzar la actualización jurídica en los análisis doctrinarios que auxilien a la práctica de los procedimientos judiciales para anticipar las metas doctrinales estudiadas por los miembros del Instituto en sus diversos encuentros.

A la fecha se han llevado a cabo dieciséis reuniones internacionales que hemos denominado Encuentros Panamericanos de Derecho Procesal, que han cooperado a las reformas legales en los distintos países de la circunscripción. Y en ellos se han conocido, analizado, discutido y concluido las diversas reformas legales implantadas en cada Estado.

 

La tarea del Instituto no se ha limitado a un solo objetivo, no ha sido solamente el conocimiento de las legislaciones del área, como tampoco las discusiones sobre los programas de enseñanza del derecho procesal, y ni siquiera la divulgación doctrinaria.

El Instituto ha tenido el cuidado de conocer, constatar y actualizar las disposiciones vigentes y de sugerir su adaptación a los distintos países de la zona. Entre las modificaciones que se han efectuado deben resaltarse las aplicadas en la provincia de Buenos Aires (Argentina) en materia del procedimiento penal, o en México desde el siglo XX en el que se modificaron las disposiciones del Código de  Procedimientos Civiles del Distrito Federal y la Ley de Quiebras y suspensión de pagos (hoy Ley de Concursos Mercantiles).

También se ha colaborado en la modificación y adecuación de los programas escolares, se han difundido las modificaciones y se ha propugnado por la introducción de nuevas reglas en la doctrina general.

El Derecho Procesal, rama autónoma de la ciencia jurídica, va a cumplir dos siglos de estudios científicos; y cabe advertir que su inicio en Alemania provocó el nacimiento de la escuela italiana primero, después el de la escuela española y hacia los años cuarenta del siglo XX, el de las escuelas iberoamericanas.

En México apareció el movimiento científico a partir de la obra universitaria, con el libro de los autores José Castillo Larrañaga y Rafael de Pina, este último proveniente de la judicatura española radicada en el país por motivos de la traslación que originó la guerra civil franquista.

México ha tenido, desde entonces, una importante intervención en los estudios y reformas en la materia. Así fue como en este país se fundó el Instituto de Derecho Procesal en los años setenta del siglo XX.

 

Y desde entonces, se ha proseguido en una tarea que se percibe fructífera en cada uno de los dieciséis encuentros intercontinentales celebrados hasta la fecha; se advierten así los avances de la doctrina y de la legislación positiva procesal en todas sus ramas.

Se puede augurar que el Instituto continuará influyendo en las reformas procesales a través de los trabajos que se concreten en los distintos encuentros a celebrar en el futuro y, por supuesto, en las colaboraciones que se recojan en este sitio.

Damos con esto un cálido saludo a usted, distinguido visitante, y a nombre del Instituto Panamericano de Derecho Procesal -que tengo el honor de presidir- ponemos a su disposición este moderno medio de comunicación para continuar y ampliar, desde luego, nuestra tarea de difusión.

Sea usted bienvenido.

 

Humberto Briceño Sierra

Ex presidente desde su creación hasta el 2006